Sobre Nosotros

HISTORIA DE LA Iglesia Del Salvador

Muchos años atrás cuando tenia como 18 años el Señor me había llamado para enseñar la Palabra. Yo estaba contento en dar la clase de Escuela Dominical en mi iglesia. También daba estudios los días de estudio en la iglesia, y en vigilias, también los hogares. Yo tenia mi trabajo secular, y no pensaba que mi vida iba a cambiar.

En Junio del 1991, Víctor Martínez llego a nuestro restaurante, y anuncio que en Painesville, unas 32 millas de Cleveland tenían una necesidad grande. Pues la iglesia americana había abierto un salón para ayudar a los Mexicanos que se habían quedado sin trabajo por la sequía que había en el norte de Ohio.

Ellos estaban repartiendo comida a los mexicanos, y a la misma vez estaban presentándoles a Cristo. Estaban teniendo problema en la comunicación con ellos, y necesitaban a alguien que pudiera trabajar con ellos en este ministerio.

Margarita y yo estábamos trabajando un restaurante, en que yo pensaba que era donde pasaríamos el resto de nuestra vida después de retirarme de mi trabajo secular después de estar trabajando 30 años. Nos quedaban solo 4 años para levantar el negocio, y hacerlo prosperar. Entonces podía decirle a mi corazón; “Gózate porque has acumulado mucho”. Y todavía eres joven para desfrutar la vida.

La iglesia había puesto a Tim Hall y a Bob August, como los laicos encargado del trabajo en la obra. Ellos estaban compartiendo sus cultos en un aposento que estaban dando también culto una congregación americana morena. Su pastor Willie Shaw permitía que ellos dieran parte de la renta del local y dar cultos el Domingo por la tarde.

Ellos habían buscado por un nombre para la iglesia y le pusieron Iglesia Del Salvador. Ahora necesitaban que alguien le ayudase para poder hacer que los mexicanos se convirtieran al Señor. Porque ellos venían al culto, y oían los cánticos y el mensaje, pero ninguno se convertía. Se llevaban los alimentos ofrecido y se iban para su casa. Tim y Bob querían a alguien que pudiera visitar los hogares con ellos y hacerle ver lo importante que era aceptar a Jesús como su Salvador.

Después de enseñar como se daban los cultos hispanos, Tim y Bob estuvieron de acuerdo hacerme el pastor. Con la ayuda del pastor Willie Shaw, encontraron credenciales del concilio de el, y me dieron mis credenciales, después de llenar unos papeles y ellos ver que teniamos los requisitos que el concilio requeria.

Trabajamos como cuatro meses y el Señor nos bendigo dé tal manera que tuvimos que mudarnos para el tercer piso del edifisio. En ese lugar Dios nos dio grandes bendiciones de tal manera que llegamos a tener hasta doscientas personas reunidas alabando a Dios. Las gentes los Domingos terminaban sus cultos de escuela dominical y se iban así al camino a Painesville a recibir otra bendición de Dios. Por haber tantas personas en ese lugar el dueño nos pidió que nos mudaranos para otro lugar. Estuvimos buscando un lugar por largo tiempo pero el Seno nos tenia una iglesia preparada. Hablamos con un pastor para que nos prestara su iglesia y cuando le preguntamos cuanto nos cobraría por la renta, el se rió y nos dijo que no nos cobraría. Allí tuvimos grandes señales de parte de Dios incluyendo un culto donde el lugar se lleno de plumas blancas, en un derramamiento del Espíritu Santo.

Como al ano y medio de empezar la iglesia vimos la necesidad de establecer una iglesia en la ciudad de Cleveland, porque la mayoría de los hermanos eran de Cleveland. Entonces establecimos la iglesia en Cleveland mas mantuvimos la iglesia en Painesville. En esa iglesia crecimos de tal manera que tuvimos que estar buscando un lugar más grande porque no podíamos dar las clases de escuela dominical por insuficiente espacio. Ya teníamos como cuatro anos en el ministerio.

La iglesia que nosotros salimos de ella, El Calvario en la Bridge Ave. en Cleveland, estaba buscando un lugar más amplio para ellos. En encontrarlo nos ofrecieron el templo de donde nosotros habianos salido. Para nosotros esto fue grande porque salimos como miembros de la iglesia y ahora volvíamos para tras como pastores.

Allí prosperamos de tal manera que cuando decidimos comprar el lugar ya era muy tarde porque ya no cabíamos. Empezamos a orar por un lugar que pudiéramos comprar por la primera vez. Sin tener mucho dinero porque habíamos dejado de trabajar el pro-templo, pues pensamos que no valía la pena comprar el templo porque era muy pequeño.

Oímos que un templo dos veces más grande estaba para la venta. El precio por el cielo pero nuestro Dios es el dueño de oro y la plata, y Margarita mando a nuestra secretaria Janet Pagan, a preguntar por detalles. La pastora no estaba, pero el co-pastor dijo que podíamos dar un culto para ver si era lo que queríamos. El martes siguiente dimos un culto en ella y Dios se glorifico, o era que estábamos tan entusiasmados que no nos podíamos contener. Lo que se es que el co-pastor nuestro Jaime Tirado corrió en rededor de la iglesia y la proclamo nuestra. Janet se reunió con la pastora de la iglesia, y hicieron una oración en donde la pastora sintió que el Señor le dijo, que nos vendiera la iglesia al precio que le pusiéramos. Ella ya tenia una oferta de dos ciento mil por ella. Pero Dios nos la dio al precio que le pusimos y al fin nos salió aun más barata.

Aquí hemos estado ahora por cinco años, y Dios nos ha dado la victoria en altas y en bajas. Pero podemos decir, “Ebenezer,” hasta aquí nos a ayudado Jehová.

Esta historia de la Iglesia Del Salvador, fue escrita en parte por los pastores, Bob August, y Saúl Ramos.

Una Respuesta a Sobre Nosotros

  1. Hi there. I found your web site via Google while searching for a comparable subject, your website got here up. It appears good. I have bookmarked it in my google bookmarks to come back then.

Deja un comentario